Os presento la primera reseña de la colección Blacksad de Canales y Guarnido, en este caso se corresponde con Blacksad 1: un lugar entre las sombras.

Es interesante ver a través de los cuatro volúmenes como Canales ha ido perfilando y mejorando sus guiones, aunque estos no sean el punto fuerte de la serie. Con tramas de las mas clásicas novelas negras se nos presenta un universo narrativo donde pululan personajes sórdidos con pasados oscuros y tipos duros que quizás no lo sean tanto.

En el primer volumen se nos presenta al personaje protagonista, una suerte de detective privado que descubre que una antigua amante ha sido asesinada. Con una premisa tan típica de novela negra se desarrolla una historia de clichés clásicos en los que no debemos esperar ninguna sorpresa, aunque ello no desmerezca de unos diálogos bien llevados con una trama absorbente y atractiva que facilita con mucho la lectura del cómic. Canales construye la historia por y para el personaje principal, de forma que el dibujante, Guarnido, pueda lucirse a modo durante toda la obra. Este es en realidad el punto fuerte de este cómic, un dibujo tremendamente detallista y  muy cercano al estilo Disney, con animales antropomórficos que dan mayor expresividad a los personajes. La estructura narrativa es impresionantemente buena en este numero, aportando mayor solidez al guión y ayudando al desarrollo de la trama.

El dibujo, como ya he dicho, es el punto fuerte de la obra. Impresiona como con unos dibujos de formas animales se puede dotar de tanta profundidad humana a cada uno de los personajes, ya sean principales o secundarios. Los tonos pastel usados en el coloreado de las paginas dan una sensación de falsa calidez a las escenas, pero son usados con gran inteligencia por el dibujante que sabe aprovechar los tonos mas oscuros cuando es necesario al relato. Por otra parte la composición de pagina es simplemente soberbia, sabiendo aprovechar todos los recursos narrativos que le ofrecen, desde aceleración de la lectura mediante viñetado mas pequeño que desembocan en grandes “parones” mediante viñetas de gran tamaño donde el dibujante nos abruma con escenas completisimas. Se nota una gran labor de documentación ya que las ambientaciones de época son perfectas, pudiendo reconocerse distintos modelos de coches, utensilios domésticos o ropas en cada una de las escenas o personajes de la trama.

El tono en ocasiones humorístico da un aire desenfadado a una trama que a medida que avanza se vuelve mas y mas sórdida siendo el dibujo de Guarnido un gran contrapunto, que sirve como guía conductora de la historia.

En definitiva, el primer numero de la serie es un cómic muy interesante que aunque con un guión algo flojo merece la pena solo por el gran trabajo de un dibujante en estado de gracia. Una lectura recomendable donde las haya y además de corte patrio y formato francés lo que favorece mucho el lucimiento de los dibujos.

Anuncios