Sinopsis: Cohen el Bárbaro ya era una leyenda en los buenos viejos tiempos, siempre más interesantes que los actuales. Ahora a veces se olvida de dónde ha dejado la dentadura postiza, pero sigue empuñando su antigua espada con la misma fuerza. Para huir de una vejez decrépita y ganarse una muerte gloriosa, ha decidido embarcarse con sus colegas de aventuras -tanto o más achacosos que él- en la que será su última gran gesta heroica, algo por lo que ser recordados (y, para asegurarse la jugada, raptan a un bardo para que les componga la saga): van a devolver a los dioses el fuego que les robó el primer héroe. Un fuego que ahora irá metido en un barril de pólvora que podría hacer saltar por los aires la residencia celestial. La noticia de la nueva empresa de Cohen y su Horda de héroes canosos llega hasta Ankh-Morpork, donde causa gran preocupación, porque pone en peligro no sólo el cielo sino toda la existencia en el Mundodisco. Lord Vetinari, el gobernante de la ciudad, hace trabajar al inventor Leonardo da Quirm en una máquina voladora que pueda llegar a la residencia de los dioses antes que la Horda. En El cometa, como la bautizan, únicamente podrán ir tres tripulantes: Leonardo da Quirm, el capitán Zanahoria de la Guardia de la Ciudad y Rincewind (muy a su pesar). Aunque un polizón se colará a última hora.

Hace unos días me termine esta novela ilustrada de Pratchett y como de costumbre no me defraudo, con un tono desenfadado el autor nos introduce en una parodia descarada y desternillante de las historias fantásticas de Howard, Tolkien o Moorcock donde unos héroes pasados de años se niegan a morir de viejos simplemente por que alguien ha decidido que ese es el sino de los seres humanos. Como en todo lo que escribe Pratchett se destila mucho mas de lo que se ve a simple vista ya que en la historia se tratan temas como la muerte y el inevitable enfrentamiento que todos tendremos con ella algún día, toma especial relevancia esto ya qué el señor Prattchet se encuentra afectado por una grave enfermedad, lo que confiere a la novela un toque mucho mas agridulce que de costumbre.

Prattchet es un maestro en lo que hace, y lo que hace es escribir, en 180 paginas nos regala una historia divertida y bella sobre unos héroes decrépitos a los que no les da la gana de morirse en la cama, un mago cobarde que sabe que no puede luchar contra el destino, un héroe que “SABE” que es un héroe y un inventor que inventa cosas simples, o no… Todo esto acompañado por unas magnificas ilustraciones de Paul Kidby que consigue atrapar toda la esencia del enloquecido universo del autor con sus retratos, bocetos y dibujos a color de una manera increíble. Una buena compra para los aficionados y conocedores del escritor y también para aquellos que no lo conozcan y quieran acercarse a este, eso si buscad una estantería alta que el libro es grande.

Anuncios